El escritor comprometido y filósofo de la libertad obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1964, galardón que Sartre rechazó de manera firme, pues para él “ningún intelectual debe ser consagrado en vida”.